22 abril 2017

Warrior knight

Por fin estaba en aquella mística estancia donde solo los caballeros tenían el honor de estar. Posó su espada y suspiró, el camino hacia la gloria sería arduo en su tiempo por ser mujer.

En aquella época se imponía el modelo clásico de los saberes y la literatura. Ella había tenido la suerte de ser descendiente de una reina amazona legendaria. Fue adiestrada en la naturaleza silvestre, la caza y el arte de la guerra. Cuando la anterior reina murió, ascendió al trono de las amazonas en Megara. Instauró el culto a las guerreras por todo el mundo griego hasta sus confines. Antes de las Teseas, se les ofrecían sacrificios y las doncellas griegas de Éfeso hacían una danza circular con armas y escudos en su honor tras erigir estatuas para su culto y llenar sus tumbas de flores...

Ella sentía que aquella no era su época y quería saber por qué. El oráculo dijo que la era medieval la esperaba y habló del ciclo artúrico. La joven no entendió nada pero buscó las hierbas que la sibila le ofreció en su adivinación. Las recogió y dejó macerar para después tomarse la poción hecha con ellas que la llevaría lejos...

Cuando abrió los ojos la Grecia que conocía se había transformado en un lugar caótico. No entendía aquel mundo de piedra donde las mujeres debían permanecer ocultas de la vista... Se escondió en un lugar de la enorme fortaleza y cortó sus cabellos como un hombre... Sus dotes de guerrera hicieron que tuviese un hueco entre los mejores caballeros y acabase formando parte de la Tabla Redonda, en el reino del Rey Arturo del oráculo. Y por fin estaba en aquella mística estancia, donde solo los caballeros tenían el honor de alcanzar la gloria...



Dedicado a Sylvia, por tantos años a mi lado.

16 abril 2017

Dignity (Sparks)

Querido diario:

Mañana se acaban las vacaciones... No es justo, hemos tenido montones de deberes durante ellas y no nos ha dado tiempo a descansar... al menos todo lo que querría. Y aún no nos hemos vengado de los Slytherin y su brutalidad en el Club de Duelo, aunque al final ganara nuestra Sÿl. ¿Soy yo o estamos todo el día a la gresca con los Sly? Me gustaría poder convivir en paz con ellos... Se lo he comentado a Wherynn y dice que estoy muy 'flower power', no sé si tomármelo como un halago o mal... Supongo que me hago mayor... ¡Oh! ¡Al final si que fui con los Hufflepuff a hacer un muñequito de nieve! Vale... quizá no tan mayor, jaja.

Thäis.


Querido diario:

Pues ya es hoy, osea mañana... Vamos, ¡que vuelta a las clases! Empezamos con Transformaciones al menos, mi clase favorita. Hoy nos ha tocado transformar una rata en un reloj de arena...  Nos hemos reído un montón, el de Wherynn estaba bastante decente, aunque tenía cola, pero el de Sÿl... ¡El de Sÿl en vez de arena tenía pelos! Pelos que caían por dentro... Hasta a la profesora McGonnagal le daba la risa pero trataba de disimularlo... Lo más que logró fue cambiar de color los pelos a un tono ocre parecido a la arena... ¡Me parto! El mío estaba perfecto, por supuesto, gané 5 puntos. Suerte, porque luego seguro que los perdemos haciendo alguna trastada...

Thäisuka


Queridísimo diario:

Los pasillos del castillo están helados... la nieve sigue cayendo en su curso incesante llenando los paisajes con su prístina belleza... Vale, esto último es obra de Whers, me acaba de hechizar la mano y la dejé a ver qué ponía... A Thais le gusta (borrón) Como Whers siga escribiendo va a acabar mal... Esto ya no lo está leyendo, la verdad es que me da miedo retarla a un duelo porque se le dan genial los encantamientos, ya sabes, pero yo soy buena en transformaciones... ¡La mejor! Así que no me enfade...  A ver, te decía que los pasillos están helados y que a Sÿl se le ha ocurrido la idea de conjurar (o más bien de convencer a Wherynn para que conjure) un fuego de Goblin, el fuego eterno. No, espera, Goblin no... De Gobrith... ¡Ah! de Gubraith, me lo ha dicho Whers. Bueno, que al final lo único que han logrado es acabar con los dedos chamuscados, destrozar unas cuantas velas y derretir un par de cuencos de cristal... Se fueron a buscar díctamo e información a la biblioteca para ver si son capaces de crear uno para que no nos congelemos... ¡Buena suerte, chicas!

Thäisuka.


Querido diario:

Pergaminos y más pergaminos de Historia de la Magia... ¡qué aburrido! He ido a la biblioteca a buscar libros y me he encontrado con la Sly estúpida del duelo de Sÿl. Es muy pesada, al final le lancé una maldición por lo bajini y la señora Pince la echó de la biblioteca... Buena me espera... Las chicas siguen intentado conjurar el fuego y quemándose ahora las manos... Vaya par de locas...

Thäis.


Queridísimo diario:

No sé qué es peor, el frío cada vez más atenazante que hace (ya casi ni se puede salir a los jardines, nieva más rápido de lo que Filch puede abrir caminos) y las clases de Herbología ahora las damos provisionalmente dentro del castillo... Es el año que más ha nevado... Eso, que no se si es peor el frío o el miedo de morir calcinadas por culpa de... ¡Adivina! Wherynn y Sÿl no cejan en su intento de conjurar fuego y el otro día prendieron fuego a las cortinas de mi cama, ¡Mis preciosas cortinas! También le prendieron fuego a la capa de un Slytherin (aunque eso creo que fue aposta) y a más cosas... Me extraña que no las hayan pillado aún... Y hablando de Slytherin, tengo algo muy fuerte que contarte... ¿¿Sabías que Sÿl casi fue admitida en la casa Slytherin?? Nos lo contó el otro día, pero al final el sombrero se decidió por Gryffindor... La verdad es que tiene varias cualidades Sly y las pociones se le dan genial... Bufff, miedo me da esta mujer... Te escribo más tarde, ¡a ver si adelanto pergaminos!

Thäis.


Dedicado a Thais, ¡feliz cumpleaños, neni!

09 abril 2017

The Pyramid

Las constelaciones se alinearon en el firmamento ante el silencio de la noche, en un tiempo donde descubrirían lo sagrado... La pirámide era tan hermosa que su belleza deslumbraba y la tumba del faraón se encontraba en su interior, perdida en un laberinto de misterio más allá de lo terrenal guardada por los dioses... Decían que estaba maldita, que quienes osaran penetrar en su interior nunca regresarían al mundo mortal. Pero ella no la temía, pues portaba consigo su propia maldición, aquella que nunca podría nombrar y que jamás sería conocida ni justificada... Penetró en la oscuridad de la estancia sin miedo, esperando hallar el enigma que tanto deseaba encontrar. En lugar de ello solo vio sombras, tinieblas, su propio espíritu condenado a la eternidad. La pirámide y su laberinto eran mágicas, divinas, más allá del bien y del mal, de la luz y la oscuridad. Donde los mortales se perdían y los eternos se encontraban con su destino en el lugar donde nada era y todo ocurría. Caminó solo con su visión interior sin que sus ojos pudieran admirar las maravillas que la rodeaban en el silencio de la pirámide. Y entonces algo cambió en el ambiente, sutil, dulce como una fragancia del desierto, como el océano de la eternidad perdido en la inmensidad de lo incognoscible dentro de un sueño... Una imagen comenzó a hacerse corpórea y cuando su silueta acabó de dibujarse el aire se le escapó.

Su corazón comenzó a latir con fuerza al ritmo de sus pensamientos y recuerdos ocultos. Aquella imagen no era la de un desconocido aunque jamás le hubiese visto en esta vida y nunca hubiera oído su voz en el aire del desierto. Sus ojos almendra con visos verdes despertaban instintos profundos y olvidados, de los que no podría ni querría escapar si permanecía en la estancia a su lado. El desconocido le tendió la mano seductoramente y cuando se tocaron sintió que todo a su alrededor cambiaba y era su reina, como siempre debió haber sido...

El mundo cambió dentro de la pirámide... El Egipto de los faraones se abría ante sus ojos, era su reina y él su consorte, el mundo su imperio eterno... Su pasión no conocía límites y su lujuria desterraba todo cuanto hubiera existido antes, el fuego les dominaba... Y aún así, el silencio fluía entre ambos, porque sus miradas bastaban para saber lo que pensaba el otro... La tormenta y el volcán se habían vuelto a encontrar tras siglos y su belleza conjunta era inconmensurable... Pestañeó y se vio envuelta por la oscuridad dentro de la pirámide, perdida en su laberinto sin ninguna visión interior... Juntos...


Dedicado a Cristian, una alineación planetaria.